UNA BREVE LECCION DE ORDEN


Hola amigas, para hoy he elegido unos consejos para mantener el orden en el hogar, que se daban  a mediados del siglo pasado. Son de un gran sentido común y por eso mismo, creo que nos pueden ser útiles, sobre todo a las mas jóvenes.
“El orden es esencial para la buena marcha de la casa y evita además una gran pérdida de tiempo. Por
eso conviene ser ordenadas incluso en las pequeñas cosas, en colocar todos los pequeños objetos que a menudo llenan cajones y muebles, diseminados por todas partes, y que cuando se buscan resultan tan difíciles de encontrar.

Usad esas cajas que siempre se encuentran en una casa o conseguidlas de vuestros proveedores. Si queréis embellecerlas podréis forrarlas con algún papel alegre. En cada una de ellas colocad el papel de cartas, las fotografías, las llaves, la correspondencia, los documentos, los recibos, las cintas, los hilos corrientes, hilos para bordar, de algodón y seda, flores artificiales, plumas, encajes, ganchillos, etc.
Parece una tontería y, sin embargo, si os acostumbráis a este sistema vuestra casa tendrá siempre un aspecto de orden y cuidado, nunca perderéis nada y lo más importante: sabréis siempre dónde encontrar lo que buscáis.
Tened el mismo cuidado con los armarios.
Os aconsejo que tengáis en la cocina un armario para las escobas, cepillos y los objetos de limpieza; el botiquín (..); el armario para la ropa blanca; el de los trajes.
Guardad siempre las mantelerías, los paños de cocina, la ropa de cama bien planchada y bien colocada para cuando la necesitéis.

Las sábanas se conservan perfectas envolviéndolas en papel fino, y también las mantelerías, especialmente si son de finas telas y están bordadas.

En el borde de cada estante, si queréis dar un coquetón aspecto a vuestro armario, fijad con chinchetas estas tiras de encaje (naturalmente del corriente, de poco precio) o de bordado y colocad en el interior un saquito con lavanda que perfumará delicadamente la ropa blanca.

Para las mantas de lana y de pelo, para las acolchadas, etc, es muy útil el cajón forrado de cinc, donde pueden guardarse con absoluta seguridad. Antes, naturalmente, hay que limpiarlas, sacudiéndolas y desmanchándolas, luego se colocan en este orden: las de pelo envueltas en papel de periódico con alcanfor o naftalina u otros preparados; las de lana también con periódicos y los mismos preparados contra la polilla, y por último las acolchadas, preparadas del mismo modo que las demás.

Si el armario para los trajes no se halla en el interior en perfectas condiciones, revestidlo vosotras mismas con papel de empapelar en colores y de dibujos vivos. Tendrá un bonito aspecto y se mantendrá más limpio. Luego colocad los trajes, procurando utilizar bien el espacio a vuestra disposición; en los estantes superiores colocad los sombreros, a ser posible encerrados en cajas y mejor aún si éstas son transparentes, y las cajas con flores artificiales y los zapatos de otra temporada; en los estantes inferiores los zapatos, también metidos en cajas sobre las cuales indicaréis si son de invierno o de verano. Si os falta espacio para los zapatos, haced saquitos de tela, o de materia plástica que podréis colgar en el interior del armario o en un batiente. En el estante de abajo colocad también o solamente las cajas trasparentes con los suéters y las blusas; podéis también eliminar las cajas y contentaros con ponerlas en el sobre de plástico transparente, también muy cómodo.
Los trajes de noche o los más elegantes ponedlos en fundas de plástico que podréis encontrar fácilmente en el comercio. Las otras prendas colocadlas por grupos, abrigos, vestidos, blusas, faldas, a los que asignaréis un lugar determinado.

No olvidéis tener siempre a la vista, colgado de un ángulo de un armario un cepillo que usaréis siempre que guardéis un traje.”

(Extraído de “La mujer y su mundo”, 1958)

Fijáos de que forma tan sencilla, podemos tener todo organizado y además conseguir que se mantenga en buenas condiciones durante más tiempo. Espero que tengáis un magnífico fin de semana, amigas!

12 comentarios:

  1. El orden y el aseo nunca pasan de moda, estos prácticos consejos de nuestras abuelas son muy aplicables en la actualidad.
    Preciosa la entrada, muchas gracias por compartirla.
    Saludos,
    Ana

    ResponderEliminar
  2. Hola Gloria !!! Qué bien nos vendría poner en práctica alguna de estas cuestiones ....Aunque no tooooooooodas!!!!!!!!!!!
    Muy buena tu entrada ...qué cosas curiosas que encontrás!!!
    Te mando un abrazo de osa Cristina

    ResponderEliminar
  3. Buenisimos los consejos... y es verdad el orden y la limpieza jamas pasan de moda, ademas el ver todo organizado, da mucha paz...besos y feliz viernes...!!!!

    ResponderEliminar
  4. Sabios consejos, y con toda la razon. Es una manera eficaz de tener todo en orden.
    Hermoso fin de semana Gloria
    besos

    ResponderEliminar
  5. Buenos consejos para seguir. Luego es llevarlo a la practica. pero es verdad tenerlo todo recogido da mas tranquilidad.
    Que tengais buen fin de semana¡¡.Besos.

    ResponderEliminar
  6. Gloria en el orden estamos de acuerdo, soy demasiado ordenada a veces, pero tengo un sitio para cada cosa y cada cosa la tengo en su sitio, feliz fin de semana amiga, besitos

    ResponderEliminar
  7. Vim desejar um bom fim de semana e ver as novidades (lindas)
    Beijinhos
    Graça

    ResponderEliminar
  8. Pues no me vendría a mi mal estos consejos, porque soy un poco desastre, y mira que lo intento, pero nada que al final a los pocos días, otra vez el caos. Volveré a intentarlo....Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola Gloria, que buenos consejos nos has dado, gracias. A mí también me gusta mucho el orden y la limpieza. Mi madre nos decía, "que no es mas limpia la que limpia sino la que mira por la limpieza y el orden". Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. !Como envidio a la que lo consiga!

    ResponderEliminar
  11. Pues te parecerá raro, pero yo tengo un armario de ropa blanca, en él guardo, las sábanas, fundas nórdicas, manteles y toallas, lo tengo empapelado y en las baldas tengo puntillas, algunas tienen 100 años.
    Los manteles bordados los tengo envueltos en papel de seda.
    Tengo bolsitas de tela con espliego y hojas de laurel sueltas por todo el armario para que no entre la polilla.
    Le organicé en el pasillo de la casa en un armario de esos que se llaman de cortesía y me resulta muy cómodo porque allí está toda la ropa de casa y no hay que estar buscandola.

    ResponderEliminar

Gracias por venir y dejarme amables palabras, me hacen muy feliz. Yo también te visitaré. Vuelve pronto.